Manteca de Karité bruta Bio

Manteca de karité bruta

Características botánicas
  • Familia botánica: sapotáceas
  • Origen: Ghana
  • Parte utilizada: nueces.
  • Proceso de obtención: primer prensado en frío
  • Nombre en latín: Butyrospermum parkii

Propiedades principales

  • Hidrata la piel: la parte lipídica de la manteca, que constituye la mayor parte de este producto, le permite superar la barrera cutánea e hidratar la capa superior de la epidermis de una madera eficaz y duradera.
  • Cicatrizante, suaviza la piel: gracias a los ésteres resinosos que la componen, la manteca de Karité es capaz de suavizar la piel. Al atravesar la barrera cutánea, la manteca de Karité consigue hidratar la piel y otorgarle más elasticidad, lo que la vuelve menos sensible a las agresiones externas.
  • Protector cutáneo: si se utiliza antes o después de tomar el sol, la manteca de Karité protege la piel de los rayos ultravioletas y de otras agresiones del entorno. La karitena, uno de los diferentes insaponificables que contiene esta manteca, es la responsable de estas propiedades.
  • Fomenta la regeneración celular y combate el envejecimiento cutáneo: la vitamina E presente en esta manteca lleva a cabo una importante función antioxidante. Esta vitamina otorga al organismo la energía necesaria para aumentar la producción del número de células, lo que favorece la cicatrización y la regeneración celular. 

Y también algunas propiedades secundarias:

  • Antiinflamatoria
  • Penetrante

Manteca de Karité bruta, desodorizada o refinada. ¿Cuáles son las diferencias?

Las diferencias entre la manteca de Karité bruta, desodorizada y refinada residen en cómo se extrae esta de la nuez y de qué manera se trata después.

  • La bruta

Existen dos métodos para obtener manteca de Karité bruta: el método tradicional y la extracción por prensado en frío.

El proceso de extracción manual deja ciertos residuos en la manteca de Karité. El método tradicional consiste en recolectar los frutos cuando estos están maduros y deshacerse de la pulpa para quedarse solo con la nuez. En el interior de la nuez se encuentra el fruto que se extrae, se lava y se seca. Una bien está bien seco, se aplasta y torrefacta para, por último, batirlo y mezclarlo bien con agua. Luego, esta mezcla se calienta en una marmita de agua hirviendo para separar la manteca del resto de compuestos de la nuez y de las impurezas. Tras haberse filtrado, se obtiene la manteca de Karité artesanal o bruta. Este método, al necesitar de temperaturas elevadas, altera la calidad de la manteca.

La obtención mediante prensado en frío consiste en pasar las nueces por una prensa a una temperatura que no supere los 80 °C. Este método no permite extraer toda la manteca, pero sí que permite que la manteca que se obtiene sea de una calidad superior y que conserve el 100% de sus principios activos. Al contener más ácidos grasos libres, las mantecas brutas son más sensibles a la oxidación que las mantecas que han sido tratadas sintéticamente.

  • La desodorizada

Para desodorizar la manteca de Karité, esta debe tratarse con vapor de agua y envasada al vacío. La sustancia olorosas son volátiles, por lo que la técnica consiste en inyectar vapor de agua a presión en manteca de Karité previamente fundida: el agua arrastra consigo las sustancias olorosas y la fase oleosa de la mezcla se recupera. Esta técnica permite eliminar ciertos ácidos grasos libres sin por ello perder los principios activos de los insaponificables. El principal interés de este proceso es obtener un manteca inodora, pero también una manteca más estable y más resistente en términos de conservación.

  • La refinada

Esta técnica consiste en mezclar las nueces con un solvente (hexano la mayoría de las veces) con el fin de disolver los cuerpos grasos. La mezcla que se obtiene se calienta hasta los 50-60°C durante varias horas para que el solvente acabe por evaporarse. Luego se llevan a cabo 3 acciones: una neutralización de los ácidos grasos, ya que estos son sensibles a la oxidación, una desodorización y una decoloración. El refinado de la manteca de Karité necesita de una cantidad astronómica de nueces de mayor o menor calidad y la manteca que se obtiene mediante este método no tendrá todos los principios activos.

8,50

SKU: N/D Categoría:

Descripción

Manteca de karité bruta

Características botánicas
  • Familia botánica: sapotáceas
  • Origen: Ghana
  • Parte utilizada: nueces.
  • Proceso de obtención: primer prensado en frío
  • Nombre en latín: Butyrospermum parkii

Propiedades principales

  • Hidrata la piel: la parte lipídica de la manteca, que constituye la mayor parte de este producto, le permite superar la barrera cutánea e hidratar la capa superior de la epidermis de una madera eficaz y duradera.
  • Cicatrizante, suaviza la piel: gracias a los ésteres resinosos que la componen, la manteca de Karité es capaz de suavizar la piel. Al atravesar la barrera cutánea, la manteca de Karité consigue hidratar la piel y otorgarle más elasticidad, lo que la vuelve menos sensible a las agresiones externas.
  • Protector cutáneo: si se utiliza antes o después de tomar el sol, la manteca de Karité protege la piel de los rayos ultravioletas y de otras agresiones del entorno. La karitena, uno de los diferentes insaponificables que contiene esta manteca, es la responsable de estas propiedades.
  • Fomenta la regeneración celular y combate el envejecimiento cutáneo: la vitamina E presente en esta manteca lleva a cabo una importante función antioxidante. Esta vitamina otorga al organismo la energía necesaria para aumentar la producción del número de células, lo que favorece la cicatrización y la regeneración celular. 

Y también algunas propiedades secundarias:

  • Antiinflamatoria
  • Penetrante

Manteca de Karité bruta, desodorizada o refinada. ¿Cuáles son las diferencias?

Las diferencias entre la manteca de Karité bruta, desodorizada y refinada residen en cómo se extrae esta de la nuez y de qué manera se trata después.

  • La bruta

Existen dos métodos para obtener manteca de Karité bruta: el método tradicional y la extracción por prensado en frío.

El proceso de extracción manual deja ciertos residuos en la manteca de Karité. El método tradicional consiste en recolectar los frutos cuando estos están maduros y deshacerse de la pulpa para quedarse solo con la nuez. En el interior de la nuez se encuentra el fruto que se extrae, se lava y se seca. Una bien está bien seco, se aplasta y torrefacta para, por último, batirlo y mezclarlo bien con agua. Luego, esta mezcla se calienta en una marmita de agua hirviendo para separar la manteca del resto de compuestos de la nuez y de las impurezas. Tras haberse filtrado, se obtiene la manteca de Karité artesanal o bruta. Este método, al necesitar de temperaturas elevadas, altera la calidad de la manteca.

La obtención mediante prensado en frío consiste en pasar las nueces por una prensa a una temperatura que no supere los 80 °C. Este método no permite extraer toda la manteca, pero sí que permite que la manteca que se obtiene sea de una calidad superior y que conserve el 100% de sus principios activos. Al contener más ácidos grasos libres, las mantecas brutas son más sensibles a la oxidación que las mantecas que han sido tratadas sintéticamente.

  • La desodorizada

Para desodorizar la manteca de Karité, esta debe tratarse con vapor de agua y envasada al vacío. La sustancia olorosas son volátiles, por lo que la técnica consiste en inyectar vapor de agua a presión en manteca de Karité previamente fundida: el agua arrastra consigo las sustancias olorosas y la fase oleosa de la mezcla se recupera. Esta técnica permite eliminar ciertos ácidos grasos libres sin por ello perder los principios activos de los insaponificables. El principal interés de este proceso es obtener un manteca inodora, pero también una manteca más estable y más resistente en términos de conservación.

  • La refinada

Esta técnica consiste en mezclar las nueces con un solvente (hexano la mayoría de las veces) con el fin de disolver los cuerpos grasos. La mezcla que se obtiene se calienta hasta los 50-60°C durante varias horas para que el solvente acabe por evaporarse. Luego se llevan a cabo 3 acciones: una neutralización de los ácidos grasos, ya que estos son sensibles a la oxidación, una desodorización y una decoloración. El refinado de la manteca de Karité necesita de una cantidad astronómica de nueces de mayor o menor calidad y la manteca que se obtiene mediante este método no tendrá todos los principios activos.

Información adicional

Peso

100 gr.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Manteca de Karité bruta Bio”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu compra
    Tu carro está vacioVolver a la tienda